martes, 26 de mayo de 2015

Cuídese del Paquete Chileno



¿Cómo es el paquete chileno?

El truco funciona así: los delincuentes dejan caer en la calle, cerca de la víctima, un paquete que parece contener un fajo de billetes, pero que en realidad son recortes de papel periódico. En el extremo sí hay un billete verdadero, casi siempre de alta denominación, lo que crea la ficción de que los demás papeles son iguales. El delincuente llama a la víctima y le dice que el paquete se le acaba de caer. En la mayoría de los casos, quien ha hecho el retiro del banco reconoce que el fajo no es suyo, por lo que el estafador le propone que vayan a una cafetería u otro establecimiento público para repartir el dinero que se acaban de encontrar. Ya en el local, el delincuente aparenta premura y le dice a su víctima que no hay necesidad de destapar por completo el paquete, que le dé lo que tenga en la billetera, lo que acabó de retirar del banco, o incluso las joyas que lleve puestas, y a cambio él le entregará todo el paquete.

Hecho el “negocio”, el estafador toma su camino y la víctima, cuando cree que está sola, destapa el paquete y se da cuenta de que son trozos de papel. El delito se ha consumado. “Las organizaciones delictivas ponen delincuentes en los bancos como si fueran clientes y ellos detectan quiénes van a realizar alguna transacción, especialmente el retiro de dinero. Cuando esta persona retira el dinero, ya está ‘marcada’ por uno de los miembros de la banda que está en el interior del banco”, explica el experto en delitos financieros.

En 2013, expertos de la policía científica atraparon a tres delincuentes, dos hombres y una mujer, que fueron sorprendidos en una panadería de la avenida Bermúdez, donde fueron a parar luego de seguir a un usuario de las entidades bancarias que acababa de retirar una importante suma de dinero. Dentro del establecimiento fue engañado por los delincuentes y despojado del efectivo que portaba.

Según el funcionario, la llamada oportuna de una persona y los antecedentes que ya tenían de modus operandi similares, permitieron que protegieran a la víctima del robo, capturaran a los delincuentes y recuperaran 120.000 bolívares y gran cantidad de billetes didácticos y papel picado, utilizado para canjear por el dinero verdadero. El cabecilla de la banda estaba vinculado a 18 procesos penales por delitos como homicidio, secuestro, hurto calificado y porte ilegal de armas de fuego, “Especialmente en la temporada decembrina todas las bandas delictivas aprovechan la ingenuidad de sus víctimas”-