martes, 23 de agosto de 2016

Seguridad en Hoteles





SEGURIDAD EN HOTELES

Las empresas de seguridad deben realizar un protocolo de seguridad para hoteles, de forma que consigan evitar dentro de la medida de lo posible las siguientes incidencias:

Riesgos de incendio.

Riesgos de robo.

Riesgos de inundación.

Riesgos de agresión.

Riesgos de fraude.

Riesgos de terrorismo.

Para conseguir estos objetivos, conjuntamente el hotel y la empresa de seguridad deberán crear un programa de seguridad integral. A continuación exponemos todos los sistemas y servicios que se tendrán en cuenta para elaborar dicho programa:

Centrales receptora de alarma.

Control de accesos.

Emergencias de Evacuación.

Señalización.

Extinción de incendios.

Iluminación.

Detección de incendio.

Protección contra el fuego.

Cajas fuertes.

Vigilancia por CCTV (Cámaras de Vigilancia).

Detectives e Investigaciones.

Vigilantes de Seguridad.

Desde un punto de vista genérico, entiéndose que pudiera haber excepciones según su ubicación, dimensión, etc., los puntos débiles de un Hotel son los siguientes:

Recepción.

Puertas de acceso al hotel desde el exterior.

Salidas de emergencia.

parking.

Azotea.

Restaurante (En caso de que estuviera abierto al público).

Zonas de mantenimiento (aguas, tomas de temperaturas, máquinas, etc.).

Seguridad en Eventos deportivos





SEGURIDAD EN SEGURIDAD EN EVENTOS DEPORTIVOS Y ESPECTÁCULOS

Gestionar un evento deportivo requiere estar siempre preparado para responder ante cualquier incidencia, por grave que ésta sea. Eso requiere una buena planificación, que en todo caso empieza por una correcta y actualizada formación de los vigilantes que han de prestar servicio en este tipo de eventos.

Normativa reguladora: legislación sobre planes de autoprotección y emergencias.

Características de cada servicio: Unidades de Control, circuitos de CCTV, coordinación y funciones de los vigilantes de seguridad y los auxiliares que les den soporte.

Control de accesos: control de permanencia, registro de los asistentes y procedimiento de expulsión de asistentes.

Protección de edificios e instalaciones deportivas.

Concepto de masas: características, tipos de público, masificación y control de multitudes.

Prevención y actuación ante situaciones críticas: evacuación, incendios, avalanchas, e invasiones de campo.

Actuación ante situaciones especiales: consumo de drogas o alcohol por parte de los espectadores, presencia de grupos radicales entre el público.

Habilidades en el trato con el público: conducta, autocontrol, empatía y control del estrés.

Elementos de protección y de defensa: armas, defensa personal, elementos de la uniformidad.

Primeros auxilios y DEA.

Colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad (autonómicos, estatales o locales).

El Plan de Seguridad para cada evento debe estar perfectamente coordinado con el Plan de Autoprotección de la instalación deportiva, el plan de emergencias sanitarias y el plan de evacuación y emergencias. De esa coordinación depende que la respuesta ante un incidente pueda resolverse o controlarse con rapidez para minimizar los daños, aunque la principal finalidad de la seguridad en un evento deportivo es la prevención.

Los principales riesgos a los que se enfrenta la seguridad en un evento deportivo, son los siguientes:

Riesgos de alteración del orden o mal uso de las instalaciones.

Riesgos de violencia, xenofobia, racismo e intolerancia en el deporte.

Riesgo de atentado o secuestro.

Riesgo de sabotaje.

Riesgo de intrusión, incluyendo acceso a las instalaciones sin haber adquirido el pase o entrada correspondiente.

Para afrontar todos estos riesgos y poder desplegar los efectivos necesarios en cada evento, es necesario que los estadios cuenten con una instalación de videocámaras situadas estratégicamente para poder localizar e identificar a las personas que cometan actos violentos y poder ponerlas a disposición de las autoridades y fuerzas de seguridad del estado:


PREVENCIÓN Y COORDINACIÓN

El coordinador de seguridad es un miembro de la organización policial que se ocupa de la dirección y organización de todos los servicios de seguridad cuando se celebra un espectáculo o un evento deportivo.

Trabaja en estrecha colaboración con el representante de seguridad de los organizadores o promotores del evento. Por normativa, el representante de seguridad debe ser siempre un jefe o director de seguridad y ha de atenerse a las indicaciones que el coordinador de seguridad le dé en cada momento.

Bajo la supervisión del director de seguridad, se encontrarán los equipos de vigilantes de seguridad incluyendo los jefes de equipo encargados de transmitir y supervisar las órdenes e indicaciones recibidas y todo el personal auxiliar.

Nuestro objetivo como empresa de seguridad es prevenir o minimizar cualquier tipo de incidente o violencia en los eventos y espectáculos para los que nos han contratado. Para conseguir la máxima eficacia preparamos y diseñamos un Plan de Seguridad específico, no sólo para la instalación donde se va a celebrar el acto, sino para cada uno de los posibles eventos, teniendo en cuenta las situaciones particulares que confluyan en él.

El Plan de Seguridad nos ayudará a determinar con exactitud cuántos vigilantes son necesarios y qué material técnico es imprescindible para garantizar la seguridad del público y de las mismas instalaciones, coordinando una posible actuación con los servicios auxiliares o de emergencia.