sábado, 1 de diciembre de 2012

Seguridad antes, durante y despues de salir de vacaciones




SEGURIDAD ANTES, DURANTE Y DESPUÉS DE SALIR DE VACACIONES 

Tan importante como las reservaciones de hotel, boletos de autobús o avión, dinero suficiente, etc., son algunas medidas simples de prevención que asegurarán que nuestras vacaciones serán para disfrutarse.

ANTES DE SALIR: 
No lo hagas notorio. 

Asegúrate que las puertas y las ventanas estén bien cerradas. 

Avisa a familiares o vecinos de mayor confianza que estarás fuera. Si es posible, indícales quién tiene llaves de tu casa por si se requirieren.

Infórmales en qué sitios, hoteles, albergues, etc. estarás y proporciónales los teléfonos de dichos lugares para localizarte. 

Desconecta aparatos eléctricos que no se usarán (televisores, radios, DVD, etc.). Cierra el paso del gas. 

Prepara un botiquín de viaje que contenga: Medicinas que toman frecuentemente y suficientes para más días de los que estarán fuera, prevé una saturación de vuelos de regreso. 

En la medida de lo posible que tu salida sea muy discreta. 

No cargues fuertes sumas de dinero durante la salida, se recomienda llevar cheques de viajero o tarjetas de crédito. 

Si requieres trasladarte al aeropuerto o central de autobuses en taxi, solicita un auto oficial de la central de autobuses, aeropuerto o de algún sitio de taxis. NUNCA TE SUBAS A TAXIS EN LA CALLE CON MALETAS. 

Identifica el equipaje colocado alguna seña especial o particular, que esté bien amarrada, por ejemplo un listón. Existen muchas maletas similares y el colocarles una seña puede ser muy útil y ahorrarnos tiempo. 

No guardes en las maletas dinero o documentos de identificación, éstos se deben llevar en tu bolsa de mano o contigo mismo. 

Lleva siempre contigo identificación personal, así como del seguro de gastos médicos. 

Si te alojas en hoteles, sigue estas sencillas recomendaciones para mantenerte seguro y sin problemas: 

Al registrarte en el establecimiento, mantén a la vista tu equipaje. 

Distingue al empleado que transporta el equipaje a tu habitación, no permitas que lo hagan personas extrañas. 

Deposita objetos de valor y dinero que no vas a usar en la caja de seguridad del hotel. 

Durante tu estancia en la habitación permanece con la puerta cerrada. 

Si sales de tu cuarto, aunque sea por poco tiempo, cierra la puerta y verifica que esté correctamente cerrada. 

Informa inmediatamente al gerente o propietario del hotel si observas personas sospechosas. 

Antes de hacer una denuncia por el robo de alguna pertenencia, revisa cajones, piso, bajo la cama, ropa sucia o la basura y repasa mentalmente tus actividades del día, si acusas injustamente a alguien, provocarás una situación desagradable para ti y para aquél que has acusado. 

Verifica el horario de las comidas y desayunos. No hagas escándalos, respeta a tus vecinos de cuarto o de piso. 

Asegúrate de cerrar correctamente tu vehículo en el estacionamiento y de no dejar objetos de valor en su interior. 

Verifica periódicamente el funcionamiento del sistema de comunicación de tu habitación. 

Verifica la existencia del sistema de alumbrado de emergencia. Verifica el sistema de iluminación en áreas con mayor exposición a robos (estacionamientos, áreas de servicios, piletas, etc.). 

Cuando llegues a la playa, deja tu vehículo en un lugar seguro como algún estacionamiento público, no dejes nada dentro que pueda llamar la atención de algún delincuente. 

Evita acudir a playas muy alejadas. Algunos buscando privacidad han sido victimas de asaltos. En la playa mantente atento a tus pertenencias, no las dejes solas. 

Si vas con niños no los pierdas de vista. La actividad de menores debe ser supervisada por adultos. Evita las prácticas de deporte en áreas de concurrencia pública. 

Evita exponerte en exceso a los rayos solares. Las mejores horas para tomar sol son antes del medio día y después de las cuatro de la tarde. 

Mucha atención si vas a adquirir bebidas o comida ambulatoria. Cuidado con la deshidratación, recomendamos llevar tu propio líquido. No ingieras licor si vas a ingresar al mar. 

Si has comido espera un tiempo prudente para meterte al mar, verifica tus condiciones físicas, trata de no darle la espalda al mar. 

Las zonas rocosas y los muelles son lugares peligrosos para nadar. Es preferible hacerlo en lugares vigilados por salvavidas. Nada siempre en paralelo a la orilla, evita introducirte mar adentro. 

Atención a las colchonetas y tablas ya que es muy fácil que sean arrastradas mar adentro. 

Fuente: CONSEJOS BÁSICOS DE
SEGURIDAD Y AUTOCUIDADO
Compendio